Calderón.—LA SIERRA DE PEÑAFLOR (SEVILLA) .

El Oro en la Sierra de Peñaflor

diariocuco.opennemas.com  |  01 de abril de 2015 (09:41 h.)
descarga (3)
descarga (3)

E L ORO D E L A SIERR A D E PEÑAFLOR . La existencia del oro en la Sierra de Peñaflor, cuya explotación comienza ahora, no ha debido, sin embargo, pasar desapercibida á los antiguos. Mr. Lock, en su gran Monografía sobre el yacimiento y beneficio de este precioso metal (1), reproduce trozos de Strabon y Plinio, en los que se trata de extracciones auríferas en la cuenca del Guadalquivir. En los tiempos modernos varias veces ha sido indicada la presencia de dicho cuerpo en las provincias de Sevilla y Córdoba; pero «1 desarrollo de la explotación comienza modernamente y crece con rapidez en la segunda de dichas provincias á partir del año 1883, habiéndosela concedido desde entonces hasta ahora más de 1.500 hectáreas de terreno, tanto para el beneficio de metal como para el de tierras auríferas. Por lo que á las minas de la Sierra de Peñaflor se refiere, su descubrimiento reciente es debido á las pesquisas en busca de filones cobrizos de un habitante de la comarca. Habiendo ha - llado indicios de oro en las muestras por él recogidas, y más tarde una bolsadita en las tierras cercanas, hubieron de reconocerse éstas, comprobando en breve que constituían un yacimiento explotable. Hoy la región demarcada se extiende por los territorios de Peñaflor, la Puebla de los Infantes y Lora del Eio, en una extensión de muchos millares de hectáreas. Hemos dicho que el oro de Peñaflor se presenta, tanto puro como combinado. El primero lo hace bajo varias formas: ave-, ees bajo la de filamentos y pepitas, pero esta es muy rara, siendo la más frecuente la de laminillas brillantes sumamente tenues y de superficie muy plana, lo que dificulta algún tanto la amalgamación, y de un color francamente dorado, que hace suponer se halle bastante puro. Es tal la tenuidad de dichas laminillas, que parte de ellas flotan en el agua al lavar las tierras, y au n de las que se precipitan en la batea se necesitan más de veinte para componer un miligramo. 

Hemeroteca